Loading... (0%)

El Síndrome Robinson Crusoe del community manager – SRC (I)

19 Agosto 2013

Cuando una empresa decide dar el paso de abrirse un perfil en Facebook o en Twitter debe tener en mente la relevancia de lo que está haciendo y todas las consecuencias que conlleva. Las redes sociales son, por definición, espacios para socializar. Es decir, espacios para escuchar, aprender, dialogar y compartir con la comunidad aquello que pueda aportar valor a la misma. No son, en absoluto, lugares donde aplicar técnicas propias de canales tradicionales como la televisión o la prensa, donde la comunicación es unidireccional.

isla desiertaPor tanto, si no hay voluntad empresarial de integrar factores como el diálogo o el respeto hacia las críticas, en la estrategia de social media, ésta tendrá una alta probabilidad de no alcanzar ninguno de los objetivos planteados (en el caso de que se hayan definido, claro).

Muchos colegas de profesión han dedicado tiempo a documentar los errores más comunes que las empresas cometen en redes sociales, y de todos ellos, uno de los más graves se produce cuando el community manager o, en su defecto, la “persona responsable de actualizar las redes”, renuncia a interactuar con su comunidad, se encierra en su coraza y se dedica a hablar únicamente de la propia empresa, de sus productos, de sus servicios y de lo maravillosos que son. Es el más grave de los errores porque significa caer en la contradicción de renunciar a las ventajas de la comunicación bidireccional propia de las redes sociales empleando éstas como si de un anuncio de TV o de prensa se tratara. Sin embargo, las empresas que SI interactúan tienen la oportunidad de presentarse y afrontar ese nuevo entorno desde una perspectiva mucho más abierta y cercana, disfrutar de un espacio donde escuchar a sus clientes, invitarlos a participar en la conversación y además, compartir buenas experiencias.

Interactuar con tu comunidad, supone compartir un espacio donde pueden participar todos los agentes relacionados con nuestra actividad por tanto, debe ser algo natural y espontáneo. Las redes cobran sentido y utilidad cuando facilitan la creación de relaciones entre los participantes ¿verdad?, renunciar a la oportunidad de socializar incluso con nuestros “competidores” (si es que procede), es un error que no nos deberíamos permitir cometer.

La comunicación bidireccional es “más humana” y como tal, genera vínculos que dan lugar a la aparición del diálogo. La participación en este diálogo es lo que permitirá fortalecer el posicionamiento de nuestra marca y sacar el máximo partido a las redes sociales siempre que, claro está, se realice bajo los parámetros de una estrategia bien definida. No participar supondrá quedarnos fuera del debate y condenados inevitablemente al aislamiento, tal y como se encontraba el personaje de la novela de Daniel Defoe.

Luis Madrid - post author

No other information about this author.